Publicaciones

¿Pagar impuestos o sueldos?

By abril 1, 2020 No Comments

El día de ayer causó cierto revuelo en las redes sociales el tweet del empresario @luisalonsoramos que planteaba el dilema entre cumplirle al SAT con la presentación de la declaración anual del ejercicio de 2019, y con ello, pagar los impuestos correspondientes, o de asegurar el pago de dos semanas de nómina para sus trabajadores.

Estoy seguro que no fue el único que se enfrentó a esta disyuntiva, la crisis de salubridad pública y la recesión económica provocada por la errática política económica del gobierno en turno y por la misma crisis sanitaria, han golpeado de manera inmisericorde a emprendedores, empresarios e inversionistas.

Al leer el tweet de referencia no puede uno dejar de sentir empatía y darle cierto grado de razón en caso de que eligiera no presentar la declaración anual y no pagar sus impuestos, después de todo, ¿para qué pagar si como contribuyentes y ciudadanos no recibimos nada a cambio?

Sin embargo, al margen de este tipo de pensamientos y sentimientos de empatía, es necesario razonar con cautela. Hay que recurrir a la frialdad de la realidad y del texto de la ley para respondernos lo siguiente:

¿A qué me tendré que enfrentar si decido no presentar mi declaración anual y, con ello, no pagar mis impuestos?

En primer lugar tendré que enfrentar la imposición de multas por el incumplimiento de la obligación formal de la presentación de la declaración anual.

En efecto, los artículos 81 fracción I y 82 fracción I del Código Fiscal de la Federación disponen lo siguiente:

Artículo 81. Son infracciones relacionadas con la obligación de pago de las contribuciones; de presentación de declaraciones, solicitudes, documentación, avisos, información o expedición de constancias, y del ingreso de información a través de la página de Internet del Servicio de Administración Tributaria: 

No presentar las declaraciones, las solicitudes, los avisos o las constancias que exijan las disposiciones fiscales, o no hacerlo a través de los medios electrónicos que señale la Secretaría de Hacienda y Crédito Público o presentarlos a requerimiento de las autoridades fiscales. No cumplir los requerimientos de las autoridades fiscales para presentar alguno de los documentos o medios electrónicos a que se refiere esta fracción, o cumplirlos fuera de los plazos señalados en los mismos. 

Artículo 82. A quien cometa las infracciones relacionadas con la obligación de presentar declaraciones, solicitudes, documentación, avisos o información; con la expedición de comprobantes fiscales digitales por Internet o de constancias y con el ingreso de información a través de la página de Internet del Servicio de Administración Tributaria a que se refiere el artículo 81 de este Código, se impondrán las siguientes multas: 

I. Para la señalada en la fracción I: 

a) De $1,400.00 a $17,370.00, tratándose de declaraciones, por cada una de las obligaciones no declaradas. Si dentro de los seis meses siguientes a la fecha en que se presentó la declaración por la cual se impuso la multa, el contribuyente presenta declaración complementaria de aquella, declarando contribuciones adicionales por dicha declaración, también se aplicará la multa a que se refiere este inciso. 

b) De $1,400.00 a $34,730.00, por cada obligación a que esté afecto, al presentar una declaración, solicitud, aviso o constancia, fuera del plazo señalado en el requerimiento o por su incumplimiento. 

c) De $13,330.00 a $26,640.00, por no presentar el aviso a que se refiere el primer párrafo del artículo 23 de este Código. 

d) De $14,230.00 a $28,490.00, por no presentar las declaraciones en los medios electrónicos estando obligado a ello, presentarlas fuera del plazo o no cumplir con los requerimientos de las autoridades fiscales para presentarlas o cumplirlos fuera de los plazos señalados en los mismos. 

e) De $1,430.00 a $4,560.00, en los demás documentos. 

Lo anterior no sería la única consecuencia que tendría que enfrentar. El no pagar los impuestos que me correspondan, me puede colocar en el supuesto legal de que la autoridad fiscal decida ejercer una acción penal en mi contra. En efecto, la fracción V del artículo 109 del Código Fiscal de la Federación, tipifica el delito equiparable a defraudación fiscal de la siguiente manera:

Artículo 109.- Será sancionado con las mismas penas del delito de defraudación fiscal, quien: 

Sea responsable por omitir presentar por más de doce meses las declaraciones que tengan carácter de definitivas, así como las de un ejercicio fiscal que exijan las leyes fiscales, dejando de pagar la contribución correspondiente. 

Las penas aplicables son las siguientes:

Con prisión de tres meses a dos años, cuando el monto de lo defraudado no exceda de $1,734,280.00. 

Con prisión de dos años a cinco años cuando el monto de lo defraudado exceda de $1,734,280.00 pero no de $2,601,410.00. 

Con prisión de tres años a nueve años cuando el monto de lo defraudado fuere mayor de $2,601,410.00. 

Cuando no se pueda determinar la cuantía de lo que se defraudó, la pena será de tres meses a seis años de prisión. 

Si el monto de lo defraudado es restituido de manera inmediata en una sola exhibición, la pena aplicable podrá atenuarse hasta en un cincuenta por ciento. 

Como puede leerse, las consecuencias son muy serias, pero no por ello deja de ser relevante el dilema planteado al inicio y, por lo mismo,  resulta de suma importancia que el gobierno federal analice con toda seriedad este tipo de situaciones y emita un programa de estímulos y facilidades fiscales para todo el sector productivo de nuestro país.

Gerardo Mandujano.

Leave a Reply