Publicaciones

¿El presidente puede otorgar exenciones de impuestos por la crisis del COVID-19?

By marzo 26, 2020 No Comments

No hay duda alguna que la crisis de salud pública que se desencadenó a raíz del ya famoso coronavirus COVID-19, no se va a agotar solo en el aspecto de la sanidad, sino que también tendrá (ya lo está teniendo) un impacto gravísimo en la economía.

Y al hablar del tema económico nos referimos principalmente a la salud financiera de los trabajadores, de los hogares, de las familias, de las micro-medianas empresas, de las PyMes y demás negocios similares que son el sector que se esta viendo más afectado por la política de la “sana distancia” implementada por el gobierno federal.

Todos los anteriores han visto mermado de manera extraordinaria su nivel de ingresos, circunstancia que en algún momento impactará en su operatividad y les impedirá poder cumplir con las obligaciones que cada uno tenga que solventar.

Dentro de ese cúmulo de obligaciones por pagar destaca la que, sin duda, resulta más relevante y que puede acarrear los problemas más serios si no se cumple en tiempo y forma: el pago de los impuestos federales.

Aquí es donde salta a la palestra el tema que el gobierno federal empleó como bandera y slogan en su supuesta lucha contra la corrupción: ¡no más condonaciones de impuestos!

Recordemos que el pasado 6 de marzo del año en curso, se publicó en el Diario Oficial de la Federación la reforma al primer párrafo del artículo 28 Constitucional, por medio de la cual se establece de manera expresa la prohibición de condonar y exentar impuestos.

El texto del precepto referido quedó en los siguientes términos:

“Artículo 28. En los Estados Unidos Mexicanos quedan prohibidos los monopolios, las prácticas monopólicas, los estancos, las condonaciones de impuestos y las exenciones de impuestos en los términos y condiciones que fijan las leyes. El mismo tratamiento se dará a las prohibiciones a título de protección a la industria.”

Si atendemos únicamente al discurso del gobierno federal respecto de esta reforma Constitucional, entonces concluiremos que no existe forma alguna de que se puedan emitir programas de apoyo a los contribuyentes que les signifiquen un alivio en la pesada carga fiscal que deben de cumplir.

Pero nada más alejado de la realidad.

En primer término es de resaltar que el primer párrafo del artículo 28 Constitucional solo prohibe la condonación y la exención de impuestos, más no de las contribuciones.

Así es, recordemos que dentro de la teoría del derecho fiscal las contribuciones es el género y los impuestos es la especie, es decir, los impuestos son solamente una de las diversas formas de contribuciones que existen dentro de la legislación fiscal de nuestro país.

Esta definición encuentra sustento legal dentro del artículo 2 del Código Fiscal de la Federación, que a la letra dispone: 

        “Artículo 2o.- Las contribuciones se clasifican en impuestos, aportaciones de seguridad social, contribuciones de mejoras y derechos, las que se definen de la siguiente manera:

I. Impuestos son las contribuciones establecidas en ley que deben pagar las personas físicas y morales que se encuentran en la situación jurídica o de hecho prevista por la misma y que sean distintas de las señaladas en las fracciones II, III y IV de este Artículo.

II. Aportaciones de seguridad social son las contribuciones establecidas en ley a cargo de personas que son sustituidas por el Estado en el cumplimiento de obligaciones fijadas por la ley en materia de seguridad social o a las personas que se beneficien en forma especial por servicios de seguridad social proporcionados por el mismo Estado.

III. Contribuciones de mejoras son las establecidas en Ley a cargo de las personas físicas y morales que se beneficien de manera directa por obras públicas.

IV. Derechos son las contribuciones establecidas en Ley por el uso o aprovechamiento de los bienes del dominio público de la Nación, así como por recibir servicios que presta el Estado en sus funciones de derecho público, excepto cuando se presten por organismos descentralizados u órganos desconcentrados cuando en este último caso, se trate de contraprestaciones que no se encuentren previstas en la Ley Federal de Derechos. También son derechos las contribuciones a cargo de los organismos públicos descentralizados por prestar servicios exclusivos del Estado.

Cuando sean organismos descentralizados los que proporcionen la seguridad social a que hace mención la fracción II, las contribuciones correspondientes tendrán la naturaleza de aportaciones de seguridad social.

Los recargos, las sanciones, los gastos de ejecución y la indemnización a que se refiere el séptimo párrafo del Artículo 21 de este Código son accesorios de las contribuciones y participan de la naturaleza de éstas. Siempre que en este Código se haga referencia únicamente a contribuciones no se entenderán incluidos los accesorios, con excepción de lo dispuesto en el Artículo 1o.”

En consecuencia, SI ES LEGALMENTE POSIBLE que se otorguen condonaciones o exenciones respecto de aportaciones de seguridad social (pago de cuotas al IMSS e INFONAVIT), contribuciones de mejoras (por alguna obra pública) y por derechos (por expedición de permisos, de pasaportes, de licencias, agua potable).

Esa condonación o exención también podría aplicarse para los accesorios de las contribuciones, que son las multas, la actualización y los recargos.  

Ahora bien, la condonación y la exención de contribuciones NO ES LA ÚNICA FIGURA LEGAL a la que puede recurrir el Ejecutivo para apoyar a los gobernados en el cumplimiento y pago de sus obligaciones fiscales.

En efecto, el artículo 39 fracción III del mismo código fiscal de la federación dispone lo siguiente:

“Artículo 39.- El Ejecutivo Federal mediante resoluciones de carácter general podrá:

III. Conceder subsidios o estímulos fiscales.

Las resoluciones que conforme a este Artículo dicte el Ejecutivo Federal, deberán señalar las contribuciones a que se refieren, salvo que se trate de estímulos fiscales, así como, el monto o proporción de los beneficios, plazos que se concedan y los requisitos que deban cumplirse por los beneficiados.”

Que debe entenderse por subsidios o estímulos fiscales?

De inicio son figuras totalmente distintas a la exención y a la condonación, por lo cual no entran dentro de la prohibición del primer párrafo del artículo 28 Constitucional.

El subsidio es el apoyo o ayuda que el gobierno federal otorga a determinadas actividades económicas para que su carga fiscal sea menor.

Un estímulo fiscal es una prestación de carácter económico que se traduce en un crédito o en una deducción que el beneficiario puede hacer valer a su favor respecto de un impuesto a su cargo. Estos estímulos fiscales no liberan de manera directa a los contribuyentes de su obligación, lo que buscan es aminorar la carga fiscal mediante un incremento de las deducciones, el otorgamiento de un crédito o el acreditamiento contra el impuesto a cargo.

De la simple lectura de lo anterior, es por demás claro que el Ejecutivo Federal tiene la facultad de otorgar los subsidios y estímulos para todas las contribuciones.

Por si lo anterior no fuera suficiente, también goza de las atribuciones legales para poder otorgar facilidades administrativas referentes a la fecha en que deben presentarse las declaraciones de impuestos, las declaraciones informativas, para pagar en parcialidades o hacer pagos diferidos, para dar prórrogas en el cumplimiento de las obligaciones formales.

En conclusión:

1.- La reforma al párrafo primero del artículo 28 Constitucional no prohibe la condonación y la exención de contribuciones distintas a los impuestos.

2.- La reforma al párrafo primero del artículo 28 Constitucional no prohibe el otorgamiento de subsidios y estímulos para cumplir con el pago de cualquier contribución.

3.- La reforma al párrafo primero del artículo 28 Constitucional no prohibe el otorgar facilidades para el cumplimiento de obligaciones formales en materia fiscal. 

Entonces atendiendo a la actual situación económica derivada de la crisis de salud pública ¿porqué no se han otorgado?

Por ignorancia, revanchismo y falta de voluntad. 

Por tal razón, hemos ya leído y visto las medidas que gobiernos como el de Francia, USA, Australia y hasta El Salvador, han implementado con el fin de paliar la crisis financiera que empieza a azotar a la población de cada país en particular. 

Gerardo Mandujano.

*Imagen extraída de Twitter

Leave a Reply