Publicaciones

Capacitación para la Ley Antilavado: ¿en verdad es obligatoria?

By febrero 20, 2020 No Comments

La Ley Federal para la Prevención e Identificación de Recursos de Procedencia Ilícita o Ley Antilavado prevé una serie de obligaciones que deben ser cubiertas por todas las personas que lleven a cabo actividades vulnerables, como lo son: el arrendamiento de inmuebles, la compra o venta de inmuebles; joyas; vehículos, otorgamiento de préstamos o créditos, la recepción de donativos, etc.

En ese sentido, los sujetos obligados a cumplir con las disposiciones de la Ley Antilavado deberán, entre otras cuestiones, identificar a sus clientes o usuarios mediante la creación de expedientes de identificación; realizar el envío de avisos por cada una de las operaciones que se celebren; solicitar, en el evento de establecer una relación de negocios, la información sobre la ocupación o actividad con base en los avisos de inscripción en el RFC; preguntar sobre la existencia del dueño beneficiario, y requerir su documentación oficial si procede; proteger y evitar la destrucción u ocultamiento de la información que sirva de soporte a la actividad vulnerable y destinar a un representante encargado del cumplimiento de la Ley Antilavado.

Si bien la ley nos establece un catálogo de obligaciones, lo cierto es que no es posible resumir que las tareas se acaban ahí, pues para llevar a cabo el cumplimiento es necesarios implementar procedimientos, manuales internos y todo un plan de acción para cubrir la totalidad de las obligaciones contenidas en esta Ley, su Reglamento y sus Reglas de Carácter General.

En concatenación a lo anterior, también existe una tendencia a señalar, erróneamente, la existencia de obligaciones que no están previstas en la ley, tal como la referente a la capacitación en materia de la ley antilavado. Esto se ha reforzado porque en la legislación antilavado del sector financiero sí existe la obligación de capacitarse, por ende, de acreditar dicha profesionalización; no obstante, la Ley Antilavado es omisa en ese tema, pues sólo incluye la obligación de nombrar a un encargado de cumplimiento, que podría o no, tener los conocimientos pertinentes para llevar a cabo dicha función.

Sin embargo, es pertinente aclarar que aun cuando la capacitación en materia antilavado no sea una obligación determinada por la Ley Antilavado llevarla a cabo es totalmente necesario, porque de eso dependerá el éxito que tenga cualquier plan antilavado que se ponga en marcha en una empresa.

Aunado a lo anterior, hay que destacar que en existe una reforma en materia de la Ley Antilavado presentada por el Senador Ricardo Monreal, en la que se adicionan obligaciones de gran importancia, y, de entre ellas destaca: la obligación de contar con capacitación anual en materia de la Ley Antilavado.

Entonces, si esta reforma sigue su rumbo legislativo (según la última información la UIF está presionando seriamente para que así sea), estaríamos frente a un nuevo y complejo panorama para los sujetos obligados, pues sería ineludible el tomar cartas en el asunto para cubrir dichas cargas administrativas.

A mayor precisión, no olvidemos que los activos virtuales, como las criptomonedas, ya son parte de las actividades vulnerables así que la capacitación se vuelve indispensable.

¿Nuestra recomendación? Tenga cuidado, cada vez hay más charlatanes en el medio antilavado. 

Aglaé Ordoñez 

Leave a Reply