¿Que aprendí al implementar un seminario para el examen Antilavado de la CNBV?

captura-de-pantalla-2016-09-14-a-las-10-57-08-a-m

Si usted trabaja para una institución financiera en México seguramente sabe que derivado de la reforma financiera aprobada en 2014 la Comisión Nacional Bancaria y de Valores fue facultada para llevar acabo un proceso que tiene como fin el garantizar que quienes tienen bajo su responsabilidad el cumplimiento de las obligaciones que la legislación nacional prevé en materia de Prevención de Lavado de Dinero y Financiamiento al Terrorismo “cuentan con los conocimientos necesarios en materia de PLD/FT de conformidad con los más altos estándares internacionales, para el ejercicio de sus funciones…” ya sean oficiales de cumplimiento, auditores externos y/o cualquier otro profesional en la materia. Obviamente no podía estar más de acuerdo con este examen que en buena medida se asemeja a una suerte de colegiación ya que, desde que se publicó en 2012 la famosa Ley Antilavado,  surgieron de la nada expertos que vieron un área de oportunidad para vender asesoría que jamás se fundamentó en modelo alguno de gestión de riesgos; vamos, a la fecha no es difícil encontrar páginas de Internet donde se ofrecen cursos de capacitación Antilavado presumiendo una certificación de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Por lo tanto, en ese momento me pareció una medida formidable para diferenciar a estos expertos de los otros, de los que han tenido la oportunidad de instalar sistemas automatizados, de desarrollar matrices de riesgo, de conducir auditorías forenses, de manejar las sesiones de los CCC’s y de enfrentarse a operaciones preocupantes internas. Sin embargo, esta dinámica se repitió cuando inclusive semanas antes de que la CNBV liberase los temarios oficiales era posible encontrar en el mercado todo tipo de ofertas educativas para prepararse para este examen, desde los programas más extensos y caros (con reconocidos expertos) hasta los más breves y económicos (con auténticos desconocidos).

En no poco tiempo tuve la oportunidad de escuchar todo tipo de historias de terror relacionadas con estos cursos y que iban desde reseñas a profesores sin la menor experiencia en la materia hasta otras que contaban a oficiales de cumplimiento quieres con toda la soberbia del mundo tachaban a los profesores (quienes resultaban ser colegas) como ignorantes.

Por si esto no fuera poco cuando por fin se liberó el temario oficial encontré que una buena parte este se enfocaba a cuestiones que no necesariamente se encontraban relacionadas con el quehacer diario de un oficial de cumplimiento, a manera de ejemplo está el apartado de la Ley Antilavado la cual, como muchos saben, no es aplicable para las instituciones financieras.

La suma de estas situaciones me llevó a concluir que el examen no atendía a dos principios elementales de la PLD/FT: la adecuada administración de riesgos y la ética. Por ello decidí no involucrarme con este tipo de capacitación esperando que la autoridad tomara nota de estos problemas y generase algún tipo de solución.

No obstante esta negativa un cliente (a quien aprecio mucho) me convenció para ayudar a su equipo Antilavado a estudiar y debo decir que tras más de 60 horas entre preparación del material y la impartición del seminario es justo compartir mi propio aprendizaje: no importa que no se esté obligado a presentar este examen, el tomar un buen curso de capacitación ayudará a reforzar los conocimientos prácticos los cuales serán de lo más útiles para que una carrera como profesional anti lavado despegue.

¿Mi consejo tiene un truco? claro: busquen un curso que se adapte a su presupuesto, logística e intereses pero asegúrense que los expositores cumplan con el requisito de ser “boots on the ground”

Otro consejo de utilidad es que antes de que tomen una decisión le pidan a quien vaya a ser su maestro que les explique, dentro del contexto anti lavado, la siguiente ecuación:

R = f (T, V, C)

________

C

El famoso 66% de reprobados durante la primera ronda del examen llevó a muchos oficiales de cumplimiento a  comprender que  no lo habían dimensionado correctamente lo cual va en contra de un aspecto esencial de su práctica: el enfoque basado en riesgos.

Punto para el examen.

 

Be the first to comment on "¿Que aprendí al implementar un seminario para el examen Antilavado de la CNBV?"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*